The Live Review: Ser o Parecer 2020 - RBD ha regresado


Hace varios años, más de una década, me recuerdo leyendo un titular de periódico en el que criticaban a los RBD por sus caprichos para venir a Colombia. En realidad, quien escribió la nota solo quería descalificarlos como artistas e ignoró las razones porque las que dos de ellos (en ese momento Poncho Herrera y Anahí) no pudieron asistir al evento organizado por una emisora bogotana que ya dejó de existir. 12 años más tarde, sucede lo mismo, se presentan, no solo ante Colombia, sino ante el mundo entero solo 4 de los 6 integrantes originales que dieron vida a personajes en la tan recordada serie televisiva Rebelde y que recorrieron gran parte del mundo cantando su música pop, para muchos plástica y banal, pero que fue, y tal vez aún es, de gran importancia por lo que representó en la vida de varios adolescentes que tal vez encontrábamos un escape a la realidad, al menos por un rato en el día.

Luego de que en el pasado septiembre se hiciera disponible toda su discografía en plataformas de streaming y de que en octubre lanzaran un nuevo sencillo en más de 12 años, la banda mexicana anunció que realizaría un reencuentro virtual en el que volverían a cantar todos sus éxitos, esta vez sin Poncho, quien de cierto modo, desde la desintegración de la banda se ha mostrado apático a la idea de una reunión y Dulce María quien acaba de dar a luz a su primer hijo. Unos días antes de finalizar uno de los años más difíciles de nuestras vidas, llevados por la nostalgia y los recuerdos, volveríamos a cantar sus canciones como siempre lo hicimos, con los pulmones casi por salirnos del pecho y el corazón en la mano. 

Con un poco más de 15 minutos de retraso, Anahí, Maite, Christian y Christopher por fin salieron al escenario, inicialmente con un fondo negro en el que solo podíamos verlos a ellos y a la banda que les acompañaba, comenzaron con Ser o Parecer para luego dar paso a Solo Quédate en Silencio  y posteriormente, ya sin la banda de fondo y con lo que parece ser un filtro vintage de Instagram, presentaron Bésame Sin Miedo. Algo que hay que resaltar es que realizaron nuevos arreglos a las canciones, dándoles un toque de modernidad y mostrando un lado más orgánico de las mismas, aunque empezaron las dudas de si en realidad sus voces estaban completamente en vivo.

Anahí y Maite permanecen en el escenario con un colorido fondo recreado sobre una pared verde que los compaña durante todo el show, y le regresan la vida a Enséñame, esta vez en una versión reggae en la que incluso se oye un verso con algo de rap de un tercer vocalista que no aparece nunca en escena. Es aquí donde la ausencia de Dulce María empieza a notarse. 


Para el segundo acto, los integrantes del grupo inician cada uno a mostrarse en su capacidad como solistas y a decir verdad, hacen pensar que la intención era demostrar que nunca fueron los plásticos, poco talentoso que en la época de mayor auge se les creía ser, sino que eran vocalistas entrenados y que estaban preparados para un evento así. Comenzando Christopher con una versión en solitario de la bellísima Inalcanzable, inicialmente él sentado al piano para luego ponerse en pie e interpretar libremente la canción. Si bien se nota que que para él ha habido un avance en la vocalización, empiezan a crecer las dudas de si efectivamente la instrumentación estaba siendo doblada o no. Christian, luego, presenta una versión con un arreglo más soul de Tu Amor, canción escrita por Diane Warren y que fue el primer sencillo en inglés de la banda, en la que se aleja por completo del muy cliché sonido tipo Backstreet Boys/N'Sync del arreglo original; tal vez la mejor interpretación de la noche. Esta parte, la cierra Maite con Empezar Desde Cero en una versión acústica en la que sus tres compañeros se unen para el último coro de la canción. Cada interpretación estuvo precedida por su respectivo monologo en el que los integrantes hacen un llamado al amor, a la unión y a agradecer a los fans por haber hecho posible un show así. 

Nuevamente juntos y con la banda en el fondo, interpretan Aún Hay Algo, Este Corazón, Un Poco de Tu Amor y Tras De Mi, canciones en las que Poncho y Dulce María eran más que necesarios, hasta ese momento, aún se guardaban algunas esperanzas de que ellos pudieran aparecer pero luego se disiparon cuando los presentes toman asiento y deciden dedicar No Pares a sus dos compañeros ausentes; cabe resaltar que esta canción era interpretada en vivo por Dulce María. Seguido, dieron paso a Siempre He Estado Aquí, su más reciente sencillo, (insípido en la producción por decir lo menos) mostrando de fondo los miles de TikToks enviados por fans de todas partes del mundo.


Las sospechas de lip synching fueron confirmadas con la entrada de Nuestro Amor, ya que la pista finalizó antes de que ellos dejaran de mover sus bocas y que terminaran la coreografía preparada. Luego, en una versión en la que no se oían los violines y demás instrumentos de cuerda que se mostraron incluidos, porque eran solo mímica, Anahí realiza su monologo y canta Sálvame. Hacía el final de la canción, los cuatro juntos aparecen en escena pero Anahí sigue siendo líder en la vocalización. 


Para el cierre, obviamente aparece Rebelde, el sencillo debut, el sencillo que abrió camino al fenómeno juvenil más grande en la historia de la música latinoamericana, de hecho, durante todo el evento se mostraron varios logros y reconocimientos alcanzados entre 2004 y 2008 por el sexteto. Con un arreglo de banda marcial y un cambio de vestuario, hubo varios entre acto y acto, llegan al coro y estalla el arreglo original de la canción, con un fondo en el que se emula una tarima como la de sus giras de conciertos pasadas. Un detalle muy especial es que Anahí puso una estrella en su frente como lo hacía su personaje Mia Colucci en la telenovela, algo que puede parecer tonto pero que representa millones de cosas para quienes se dejan llevar por la nostalgia de manera sencilla. Finaliza el concierto virtual, la pantalla verde es revelada y entre abrazos de los integrantes y agradecimientos a la banda que les acompañó, nos aparece un Thanks for Watching.


Fue algo emocionante y que causó nervios, no se puede decir algo diferente. ¿Qué habría sido mejor sin tanto playback? es cierto, pero todo el mundo lo hace, presencial o virtual, ningún artista de la música está cien porciento en vivo en un concierto. RBD regresó, más dependientes del recuerdo que nunca, algo bastante válido especialmente en un año como este. Es alegría el poder recordar todo lo vivido a través de las bandas sonoras de nuestra vida, pero también hay que saber cuando algo es pertinente de hacer o no. Sin dos de sus integrantes, que como dijimos anteriormente, eran necesarios y estaban siendo esperados, no deja de asaltarnos la duda de si era conveniente que este reencuentro tuviera lugar, de si en realidad valió la pena y de si se puede considerar un regreso triunfal

Escucha las canciones que fueron parte del setlist

Publicar un comentario

0 Comentarios