Plastic Hearts - Miley Cyrus

Album cover

Miley Cyrus ha hecho de todo, desde el más estereotípico teen pop de finales de los 2000’s hasta un líricamente desastroso álbum de dream pop en colaboración con The Fleming Lips. A eso sumemos su etapa dance-pop y por supuesto el lado country que no abandona y que la ha llevado a colaborar con la mismísima Dolly Parton, quien, por cierto, es su madrina. Miley lanza Plastic Hearts, incluyendo un nuevo sonido en su catálogo que amplía las posibilidades de llevarla a ser catalogada como una vocalista versátil pero que en realidad, a su séptimo álbum, no ha encontrado su sonido característico.  


Nadie niega su relevancia en el mainstream de la escena pop actual y del icono que, gústenos o no y por las razones que sean, es. Porque para ser honestos, ella es lo más notable que Disney ha generado en mucho tiempo; y es precisamente  esa historia con Disney lo que continua hoy en día siendo lo más recordado de su carrera artística, la muy querida y siempre cursi Hannah Montana. Es increíble que por más que Miley intente librarse de esa imagen de “por siempre pre-adolescente” que le otorgo el personaje y que el público no olvida, por más polémica que se haya convertido, sigue siendo la chica buena que quiere ser considerada mala a como dé lugar y que la tomen en serio así sea por las razones equivocadas.


A pesar de todo lo mencionado, la era ha sido tremendamente sorpresiva, desde sus covers de Hearts of Glass y Zombie, incluidos en el álbum como bonus tracks que dejaron entrever un poco la dirección que tomaría el proyecto, hasta una serie de invitados de primer nivel en el tracklist que a decir verdad, pone las expectativas por las nubes. Hay que poner los pies sobre la Tierra, Plastic Hearts no es un álbum rock y Miley está lejos de ser una rockera pero es esta imagen de “Deborah Harry 2020” lo que mejor le ha quedado entre todo lo que ha hecho.

Fan made collage

Todas las canciones del álbum han sido co-escritas por ella misma y el resultado es positivo, a pesar de contar con la participación del vocalista de OneRepublic, cuyo trabajo no es el más eficiente, Ryan Tedder y en la primera mitad del álbum, con  la  producción de Andrew Watt, responsable de canciones como Havana y Señorita, los dos únicos éxitos de Camila Cabello.

Hay que resaltar la belleza infinita en la instrumentación de un corte como Angels Like You que posiblemente tiene la letra más preciosa de todo el proyecto; y lo efervescente de la muy corta Gimme What I Want  en la que Miley imprime sensualidad al darle la oportunidad a alguien de ser su amante y pasar la página rápidamente si quien ella eligió no la toma. Y por supuesto, el primer sencillo, Midnight Sky que tiene uno de los coros más memorables, no solo del álbum, sino de la discografía entera de la artista. 

Para la segunda parte del álbum llega  Mark Ronson, con quien Miley ya ha colaborado antes, en su EP de 2019 SHE IS COMING y el sencillo Nothing Breaks Like a Heart lanzado en 2018 y que hace parte del álbum de Mark, Late Night Feelings. Si bien las canciones siguen el hilo conductor con el que inicia y las letras siguen siendo un factor importante y digno de resaltar, es aquí donde la memorabilidad decae un poco. Sin embargo, incluye Never Be Me cuya producción está notablemente inspirada en la década de los 80’s y que acompaña las desgarradoras líneas con una vibra hermosa de nostalgia.

promotional picture

No podemos dejar pasar las colaboraciones, iniciando con Prisioner a dueto con Dua Lipa  que es un total grower y que si bien no está a la altura de Midnight Sky, sí funciona como sencillo del álbum. Luego viene Billy Idol, quien participa en una de las canciones más fuertes del disco entero, Night Crawling, quien con su vocalización da un cierto toque de oscuridad propia del hard-rock pero que conserva las divertidas melodías del new wave. Sin el mismo impacto, Bad Karma, con Joan Jett a bordo, trae una serie de repetitivos gemidos que causan un poco de distracción en los versos, pero luego al llegar el segundo coro, la voz de Joan sobresale y se desata una instrumentación mucho más agresiva. Y por supuesto, la legendaria Stevie Nicks que acompaña a Miley en Edge of Midnight, que incorpora un sample de Edge of Seventeen y en el que se siente como sus voces encajan y enriquecen la canción a pesar de ser un remix.

Fan made collage

Es imposible no pensar en el compromiso puesto en este trabajo, ya que contiene sus letras más honestas, colaboraciones más que pertinentes y el sonido más completo y consistente de su discografía. Plastic Hearts es simplemente el mejor de álbum de su carrera entera y su más convincente como compositora o por lo menos, su más sólido a la fecha, teniendo en cuenta la debilidad de todos sus anteriores lanzamientos.

Escucha el álbum en Spotify

Publicar un comentario

0 Comentarios